Reescribiendo a Rubén Darío

Un poeta que sigue inspirando. ¿Qué tendrá la princesa? Interpretación del alumnado de 4º. ESO

Sonatina

La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,

está mudo el teclado de su clave sonoro,

y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales.

Parlanchina, la dueña dice cosas banales,

y vestido de rojo piruetea el bufón.

La princesa no ríe, la princesa no siente;

la princesa persigue por el cielo de Oriente

la libélula vaga de una vaga ilusión

                                                    Rubén Darío

¡Oh princesita! ¿Por qué estás tan deprimida?

¿ Acaso chiquita, te sientes oprimida?

No has de tener a ese destino incierto,

tienes que ser valiente,has de aguantar la presión,

¿ No será que él te ha roto el corazón?

Parece que nada pueda acallar tu lamento.

Pobre la princesa que ha tenido que sufrir,

deseando el aparecer del príncipe Benjamín.

En el palacio estimaba vivir en belleza,

La de perseguir estrellas de infinitos cielo,

la de pensar sonriendo en cualquier momento.

¡Pobre princesa, que aún habita en la tristeza!

La luna alumbra una belleza y resplandor,

en la cual la princesa se esconde,

bajo el oscuro bosque de su alrededor.

La luna la anima pero confunde,

la luna la ayuda de corazón,

la luna siempre consigue lo que pretende.

El jardín tiene una multitud de colores,

la vida tiene una multitud de olores.

La guapa princesa se queda muy deprimida.

La simple vida no es justa y nos va a traicionar.

Es normal, entonces nunca tenemos que llorar.

Por lo tanto, no hagamos caso a la vida.

                                            Alumnado 4ºESO

Las estrellas astrales, princesa

son lo que siento en  mi corazón,

lo que siento por ti es ardiente

o mi princesa, esa bella fresa

tu voz es un coro y tu pelo es oro,

te amo tanto que te considero un tesoro.

                                       Hugo Botet

La princesa no aparece por ningún lado,

el frío invierno trae un gran manto helado,

los lagos se congelan, las flores se marchitan;

la nieve cae sin cesar en el reino suyo,

las copas de los árboles visten de oscuro,

¿Dónde estás princesa?, el viento silva silva.

                                                 Alejandro Aguilar

Princesa escucha mi bella canción sincera,

tú me recuerdas a una flor en primavera

regando nuestro jardín hoy floreciendo,

tus negras lágrimas me destrozan el corazón

y morirme de amor no es la solución,

por eso nuestra pasión está creciendo.

                                             Eloy Beltrán

Autores: Quique Sánchez-Peral, Balma Dolz, Lena Royer