Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. ¿Conoces el origen de la palabra científica?

Cuando Mary Shelley escribió «Frankenstein», una novela que advierte  sobre los peligros de llevar la ciencia demasiado lejos, nunca utilizó la palabra «científico» para describir a Víctor Frankenstein. Sencillamente, porque todavía no se había inventado.

La palabra ciencia deriva del latín scientia, significa «saber» o «conocimiento». Por eso, se utiliza para designar todo el conocimiento que es objetivo y verificable, que se obtiene a partir de la observación, del estudio y la práctica, y que está regido por una serie de principios y leyes.

Mary Somerville (1780-1872), «el primer científico» 

En el siglo XIX destacó Mary Somerville, escritora, erudita, amiga de los principales filósofos de la naturaleza del momento y divulgadora de la ciencia. Mary Somerville fue tutora de la hija de lord Byron y perteneció al grupo de astrónomos que predijeron la existencia de Neptuno, a partir de la observación de perturbaciones en la órbita de Urano. Hoy en día ya podemos referirnos a ella, merecidamente, como la primera científica.

Como en aquel momento la expresión «filósofo de la naturaleza» tan sólo podía ser utilizada para el género masculino, Somerville no podía ser considerada una científica. Para poder afirmar esto fue precisa la intervención del teólogo inglés William Whewell. Fue un gran inventor de palabras, un gran filólogo, de las muchas palabras que creó destaca especialmente una: scientist, científico. Whewell justificaba la necesidad de crear esta palabra: «Necesitamos un nombre para describir a quien cultiva la ciencia en general. Me inclinaría a llamarlo científico. Así podríamos decir que, tal y como un artista puede ser un músico, un pintor o un poeta, un científico es un matemático, un físico o naturalista».


En cualquier caso, la palabra «científico» ya existía en nuestro idioma, pero había pasado desapercibida. Parece ser que los españoles la inventamos primero. La primera referencia se encuentra en un libro de Juan de Mena titulado «Las trezientas», en donde se hace referencia al «científico venerable señor Yñigo López». Más adelante, esta palabra también aparece recogida en un libro escrito por Manuel Martín. Allí podemos leer: «Cuando el científico Doleo, afianzado en las grandes indagaciones…».

¿Por qué se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia el 11 de febrero?

Fue fijado así el 22 de diciembre de 2015 por las Naciones Unidas ante la necesidad de dar visibilidad y credibilidad a las mujeres el día de las científicas de todo el mundo.

Los temas fijados para este día fueron, entre otros, invertir en mujeres para el desarrollo sostenible del mundo y en todas las ciencias. Pero, por desgracia, la presencia de científicas es inmensamente menor a la de hombres, solo un 8%, y no solo ciencias técnicas, otros oficios tradicionalmente asociados con el género masculino, sólo presentan actualmente un 25% de representación femenina.
El 22 de diciembre de 2015, la Asamblea General decidió establecer un día internacional anual para reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología. Una iniciativa tan seria e importante debería haber sido propuesta y aceptada antes.

Desde aquí hacemos un llamamiento a todas esas mujeres con aspiraciones frustradas por hombres. ¡Podéis ser científicas y todo lo que queráis ser!

La celebración de este día está dirigida por la UNESCO y ONU-Mujeres, en colaboración con instituciones y socios de la sociedad civil que promueven el acceso y la participación de mujeres y niñas en la ciencia.


Autoría: Paula, Mar, Rebeca, Martina, Marghe, Pablo , Alejandro, Daniel y Samuel (4.º ESO)

#delapalabradecuarto #magdalenablog

#díainternacionaldelamujerylaniñaenlaciencia