Naturaleza y residuos cero. Menos es más

La naturaleza nos ofrece todos los recursos para la subsistencia del ser humano. Pero, ¿qué usos hacemos de ellos? Hoy, os ofrecemos algunas ideas para aprovechar los restos de los alimentos que se tiran a la basura. ¿Has pensado alguna vez que los restos orgánicos pueden ser utilizados de nuevo? Contribuimos, así, en el cuidado del medioambiente. En el Colegio La Magdalena nos hemos propuesto buscar métodos para poder reutilizar, de forma eficiente y gastando lo mínimo, productos que se desechan, y, lo que es más importante, toda la familia puede ayudar en el proceso. 

Así que, hemos seleccionado algunas ideas para plantar en nuestra casa frutas y verduras o trucos con esponjas y algunos alimentos. ¿A qué esperas para probar?

Zanahoria: corta la zona de desecho que normalmente se tira a la basura de las zanahorias y la pones unos cuantos días en agua hasta que salga un poco de raíz. Después de un tiempo, las pones en tierra y a esperar. Cuando salga, ya podrás comerla de nuevo y hacer otra vez este proceso.

Limón: coge las pepitas del limón, las metes en una servilleta de papel, las mojas y dejas pasar unos cuantos días. Las coges con unas pinzas, las pones en una de las partes de cáscara de huevo con tierra y añades un poco más de agua. A continuación, cúbrelas con la tierra que hayas puesto y todo se deposita en un macetero (con la cáscara —> que lo que hace es darle más fertilidad y que salga más fuerte y rápido) Al cabo de un tiempo, solo falta paciencia, saldrá un pequeño árbol, que poco a poco se hará grande y obtendrás un pequeño limonero. 

Fertilizante: puedes juntar los desechos vegetales en la batidora y a máxima potencia durante un minuto se baten. Luego, lo viertes sobre la tierra, lo remueves y ya tienes un fertilizante natural.

Esponja: pon una esponja en el fondo del macetero y luego escoge una planta que te guste. Con esto conseguirás que, al regar, el agua no se vaya por debajo y así no se malgasta.

ginger-1738098__480

Jengibre: cuando compres jengibre puedes arrancar un trozo, lo sumerges en agua durante un día y lo metes en una maceta bajo tierra. Saldrá uno nuevo.

Ajo: es un alimento que se puede reutilizar como repelente de insectos.

Piña: arranca las ananas y ponlas en agua hasta que se ramifique. Después, se ponen en una maceta hasta que crezca otra.

Estos son solo algunos ejemplos de trucos fáciles que todos podemos hacer para mantener el medioambiente y reducir los residuos orgánicos para que las generaciones venideras disfruten de nuestro legado. 

Autores: Kiko, Marcos, Luis y Myriam

#Naturaleza #Residuoscero #MenosesMas #Delapalabradecuarto #Magdalenablog