Congratulations, Nightingales all over the world!

Hoy, 12 de mayo, es el Día Internacional de la Enfermería y de la Mujer Matemática y el bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale, la madre de la enfermería y una gran matemática.

Florence, como su nombre indica, nació en Florencia, en una familia británica de clase alta. Se cumplen hoy 200 años. Recibió la llamada vocacional y decidió dedicarse a la enfermería en una época difícil para la mujer, la Inglaterra Victoriana del S. XIX,, donde la mujer tenía rol de esposa y madre, relegada al ámbito doméstico. Llegó a rechazar importantes ofertas de matrimonio de hombres adinerados para viajar a Egipto y Europa, formándose en el campo de la medicina. Además, en 1840 pidió permiso sus padres para estudiar matemáticas, algo que no gustó a su familia: ¿Qué utilidad pueden tener unas matemáticas para una mujer casada? Finalmente accedieron, y Florence estudió álgebra, aritmética y geometría.

Florence creó el Diagrama de la Rosa, una magnífica aportación a la estadística. Con ella representaba las causas y la evaluación de la mortalidad en los soldados durante su estancia en hospitales. También realizó un exhaustivo informe sobre las condiciones sanitarias en zonas rurales de la India, promoviendo mejoras en la atención médica y servicio de salud pública en ese país. Fue la primera mujer miembro de la Royal Statistical Society en 1858, como reconocimiento a su aportación al campo de la estadística.

El 22 de agosto de 1853, asumió el cargo de superintendente en el Instituto para el Cuidado de Señoras Enfermas, mujeres sin techo, en Londres. Recibió el sobre nombre de Angel of Crimea por su labor con los soldados heridos en el hospital de campaña de la guerra de Crimea (!853-56). Mejorando las condiciones higiénicas, consiguió reducir el número de muertes. Todas las noches visitaba a los enfermos con una pequeña lámpara de aceite. El poeta Henry Wadsworth Longfellow la bautizó como The Lady with the Lamp en su poema Santa Filomena.

Los heridos en la batalla,
en lúgubres hospitales de dolor;
los tristes corredores,
los fríos suelos de piedra.
¡Mirad! En aquella casa de aflicción
Veo una dama con una lámpara.
Pasa a través de las vacilantes tinieblas
y se desliza de sala en sala.
Y lentamente, como en un sueño de felicidad,
el mudo paciente se vuelve a besar
su sombra, cuando se proyecta
en las oscuras paredes.

Un artículo del Times del 8 de febrero de 1855 dice: «Sin exageración alguna es un «ángel guardián» en estos hospitales, y mientras su grácil figura se desliza silenciosamente por los corredores, la cara del desdichado se suaviza con gratitud a la vista de ella. Cuando todos los oficiales médicos se han retirado ya y el silencio y la oscuridad descienden sobre tantos postrados dolientes, puede observársela sola, con una pequeña lámpara en su mano, efectuando sus solitarias rondas»

Pero Florence Nightingale no solo fue la dama de la lámpara. Su valioso legado en la enfermería y la estadística merece un gran reconocimiento. Así como lo merecen todos los enfermeros y enfermeras que se están dejando la vida en cuidarnos durante esta pandemia, trabajando incansablemente y alejados muchos de ellos de sus familias. Felicidades Florence y felicidades a todos los enfermeros y enfermeras. Mil gracias.

#DíaInternacionaldelaEnfermería

#DíaInternacionaldelaMujerMatemática

#Ánimoenfermerasyenfermeros

#Delapalabradecuarto #Magdalenablog