Cómo gestionar la incertidumbre

La situación que estamos viviendo es nueva para todos y puede llevarnos a descontrolar nuestro estado emocional y no poder afrontar los momentos de crisis con eficacia. Muchas son las emociones que quizá nos invaden en estos momentos pero tenemos que reconocerlas, aceptarlas y controlarlas.

Los niños no entienden esta situación y, en muchas ocasiones, ni nosotros mismos ya que nunca nos hemos enfrentado a algo así. Sin embargo, debemos ser conscientes de que el miedo es una emoción adaptativa que nos ayuda a mantenernos alerta y a tomar medidas para minimizar riesgos, pero si ese miedo se descontrola podemos entrar en un estado que no beneficia ni a nosotros mismos ni a nuestros pequeños. Debemos aceptar esta situación creando climas familiares de cordialidad y no transmitir a nuestros pequeños las posibles frustraciones provocadas por las situaciones que estamos viviendo.

Estos días que nos esperan en casa con nuestros pequeños debemos afrontarlos de la mejor manera para ellos, informar de lo que está ocurriendo con sensatez pero sin alarma. Los niños no están acostumbrados a pasar tantas horas en casa, pero es importante que le demos una connotación positiva. Una posible explicación puede ser: “Estos días vamos a pasar mucho tiempo juntos, es un buen momento para estar en familia, para estar juntos y disfrutar de actividades familiares.”

Es importante establecer horarios y rutinas con todos los miembros de la familia para que formen parte de las decisiones familiares y sientan que se cuenta con ellos. No van a ser horarios rígidos, por lo que deberemos prepararlos para ser flexibles ante ellos.

Al final del dia podeis aprovechar para realizar un momento de comunicación afectiva y contar qué es lo que más os ha gustado del día y qué es lo que menos, debéis dejar que vuestros hijos expresen las emociones que están sintiendo, todas son válidas y nos ayudan.

Es momento para poner en práctica la paciencia, la calma, el control de la ira, el pensamiento positivo y animarles a poner en prácticas las técnicas de relajación que hemos trabajado en el colegio.

En resumen, lo más importante para estos días es:
1. Aceptar la situación
2. Crear climas de cordialidad y positivismo
3. Comunicación afectiva
4. Controlar nuestras emociones
5. Establecer horarios y rutinas junto con ellos
6. Establecer normas de convivencia

De esta situación, como de todas en la vida, podemos aprender y sacar algo positivo. Animemos a nuestros pequeños a hacerlo.

Autora: Patricia Bernat Viciano. Psicóloga del centro.

 

Consulta también este decálogo sobre cómo gestionar emocionalmente esta situación. 

Fuente: Colegio Oficial de Psicología de Castilla y León