50 años Colegio La Magdalena. Parte I

Entrevistamos a Mª Luisa Adsuara, fundadora del Colegio Baby-gar La Magdalena

¿Qué había en estos terrenos antes de que se construyera el colegio?

Cuando nosotros vinimos por primera vez, tras la visita de varios terrenos, este era una explanada de algarrobos. Lo que más nos gustó fue que hemos podido conservar actualmente algunos de ellos, como por ejemplo el que se encuentra hoy en día en la plaza y tiene una placa en honor a mi madre, Doña Luisa. 

¿Por qué se construyó aquí? 

Se construyó aquí porque en estas tierras suele haber tres grados más que en la propia ciudad. 

¿Cómo empezó y por qué se llama colegio Baby-gar

Cuando empecé como profesora descubrí lo mucho que me gustaba dar clase a niños pequeños. Antes, no había jardines de infancia como los hay ahora. Mucho antes de fundar el colegio trabajé en otros centros. Al principio eran pocos alumnos y por las tardes se incorporaron los hijos de los americanos que trabajaban construyendo la refinería. Se llama Baby-gar por baby y garden

Imaginamos que supuso una gran inversión. ¿Quién te ayudó?

Nosotros pedimos financiación a un banco, que nos dio un préstamo con muy pocos intereses porque el colegio era considerado de interés social.

¿El colegio funcionó también como internado?

Funcionó como internado solo en verano. Las habitaciones estaban en bachiller, venían colegios franceses.

¿Por qué decidiste ser profesora y además de inglés?

 Decidí ser profesora porque cuando acabé los estudios me di cuenta de que me gustaba enseñar a niños pequeños. Elegí dar clase de inglés porque en mi familia el inglés ha sido siempre muy importante. Mi padre se fue con 13 años a estudiar a Inglaterra y él hizo lo mismo conmigo.

¿Cuántos años has trabajado en la enseñanza?

Sobre  45 años aproximadamente.

¿Con cuántos profesores trabajabas al principio?

Al principio trabajaba con 4 profesores.

¿Qué fiesta de Navidad recuerdas con más cariño y por qué?

La verdad es que no podría decidir uno en específico. Me gusta mucho la música. Siempre que puedo ir a algún musical u ópera, voy sin ninguna duda; es una de mis aficiones favoritas. Intentaba que todas las funciones fueran alegres, eso sí, respetando el tema principal, pero siempre con esa alegría.

Si puedo recordar dos que me gustaron mucho son: Oliver Twist, que ha sido interpretada 2 o 3 veces. 

Otra que recuerdo con mucho cariño fue “Sonrisas y Lágrimas”. Lucía, la actual directora, interpretó a la niña pequeña y una de las alumnas que actuó en esa obra de Navidad me invitó a ir a Salzburgo a ver el musical. Como era de esperar, la obra fue en alemán y, debido a que la obra es conocida en inglés, al final de la actuación, interpretaron un resumen de todas las canciones y todos cantamos.

Nos consta que eres muy Magdalenera. ¿Cómo se te ocurrió subir a comer a la ermita de la Magdalena con los alumnos y profesores el viernes anterior a las fiestas?  

 Pensé que al estar al lado de la ermita y, dado el nombre del colegio, sería bonito seguir la tradición de ir en romería a la ermita.     

   Cuando vino a visitarnos la Virgen de Lidón, ¿Qué significó para ti y el colegio?

 Era el centenario de la Virgen del Lidón y me preguntaron si me gustaría  acoger a la Virgen en el colegio. Yo estaba pasando un momento complicado de salud, y me emocionó que me lo propusieran. Sentí una gran alegría por su llegada. Decoramos la peana de la Virgen con plantas del Desierto de las Palmas (romero, tomillo)y otras plantas aromáticas. Fue un día muy feliz.

En 6º viajamos contigo a Londres. ¿Por qué decidiste hacer esos viajes? 

Como sabéis, Londres es mi segundo hogar y como final de la etapa de primaria quise que conocierais la ciudad, su cultura y que practicarais el idioma.

¿Qué has disfrutado más de tu relación con los alumnos?

Con lo que más he disfrutado ha sido lo que he vivido con la relación directa con los alumnos, los viajes que he hecho con ellos, los ratos libres conversando, en el comedor…

Has vivido muchos cambios en la enseñanza: de la EGB a la ESO. El colegio fue creciendo. ¿Fue difícil adaptarse a ese proceso? ¿Cómo lo hicisteis?

Nunca he dado clase en la ESO pero ha habido muchos cambios a lo largo de los años y nos hemos sabido adaptar a ellos.

Llegaron las nuevas tecnologías. ¿Cómo lo viviste? 

Fue muy difícil ya que solo aprendí a usar las nuevas tecnologías para las cosas básicas. Para lo que más utilicé los ordenadores fue para realizar pruebas a los alumnos de una forma distinta y para el trabajo cotidiano.

¿Qué recuerdos tienes del alumnado de la primera promoción?

Tengo muy buenos recuerdos. Eramos 6 alumnos y 3 profesores. Cada año se iba añadiendo un curso e íbamos aprendiendo todos poco a poco prácticamente desde cero. A día de hoy, aún tengo relación con algunos profesores y alumnos.

¿Tienes relación o amistad con exalumnos?

Sí, sigo teniendo mucha relación con algunos exalumnos. A veces quedo con ellos para ponernos al día y es muy emotivo.

Hemos visto que hay dedicadas calles del colegio a exalumnos. ¿Por qué?

Esto es una tradición inglesa en la que todos los años se daba un premio al mejor alumno, no al que sacaba mejores notas sino al que mejor se comportaba en general, tanto como persona y como compañero…Al haber tantas calles pensamos que sería bonito que tuvieran un nombre cada una.

Hemos celebrado el 50 aniversario del colegio con una bonita fiesta. ¿Cómo celebrasteis los 25 años?

Los 25 años del colegio los celebramos de una forma muy parecida y lo celebramos en el comedor del colegio. Más tarde nos fuimos de fiesta. La celebración fue con los exalumnos y profesores.

¿Qué has disfrutado más y qué menos en el colegio?

Con lo que más he disfrutado ha sido la convivencia con los alumnos y lo que menos calificar los exámenes.

¿Cuándo te jubilaste? ¿Fue difícil dejar de trabajar? ¿Qué echas más de menos?

No fue difícil, la verdad, pero supuso un cambio de vida que me permitió hacer cosas que no podía hacer antes y lo que más echo de menos es la convivencia con los alumnos

Nos encanta la comida del colegio. ¿Cuál es tu favorita?

He de admitir que, como varios de vosotros decís, Desam tiene una mano excelente. La mayoría de las comidas me encantan pero  si tengo que decidir una , sin duda, los canelones y la olla a la plana. A veces, Desam me los guarda.

¿Qué sientes cuando vuelves la vista atrás?

  Satisfacción, alegría, emoción y añoranza.

Muchas gracias Mª Luisa. Felicidades por el aniversario y por todo lo que se ha conseguido gracias a tu iniciativa y dedicación.

Gracias a vosotros. Ha sido muy agradable compartir la clase de hoy con todos vosotros, unos grandes reporteros.

#50aniversariocolegiolamagdalena

Autores: 4º ESO